*Sin la misma suerte

Alberto Witvrun.-En mayo de 1989 la Policía Judicial detuvo a una banda acusada de asaltar en carreteras de la Huasteca y vender drogas, los tres detenidos estaban ligados al entonces poderoso Grupo Universidad que siete años antes se apoderó de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) y conquistó a sangre y fuego quince ayuntamientos a través del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

En 1986 el GU liderado por Gerardo Sosa Castelán se alió a José Antonio Zorrilla Pérez que había sido presidente del PRI, secretario de Gobierno, director de la temible policía política Dirección Federal de Seguridad (DFS) y era candidato a diputado federal por el Distrito de Pachuca, antesala para ser gobernador de Hidalgo, solo algo extraordinario lo detuvo.

Zorrilla Pérez, fue acusado de ser autor intelectual del homicidio del periodista Manuel Buendía, dejó la candidatura y huyó a España; meses después el PRI postuló a Adolfo Lugo Verduzco quien aceptó darle dos posiciones en la 53 Legislatura al GU, pero lo acotó, suscitándose una confrontación que parecía tener su desenlace con la detención de la banda de El Edy.

Sus integrantes involucraron ante el Ministerio Público a los hermanos Gerardo y Agustín Sosa Castelán, secretario general de la UAEH y presidente de la Federación de Estudiantes Universitarios de Hidalgo (FEUH) brazo armado del grupo; todo estaba dispuesto para su detención, pero hubo negociaciones políticas que los salvaron de la cárcel; lo que abordamos en el Deslinde anterior.

Gerardo Sosa 15 meses después se auto exilio en Boston, Massachussets para no intervenir en la selección de candidatos del PRI a presidentes municipales en 1990 y en 1991 regresó en mayo para “enfermar” al recién reelecto rector Juan Manuel Menes Llaguno y tomar el control directo de la UAEH, que mantiene a pesar de su complicada situación legal, Agustín Sosa de secretario general pasará a dirigir al sindicato académico. No todos tienen la misma suerte El Edy, aquel dirigente estudiantil de la preparatoria de El Zapote señalado de encabezar la banda, fue asesinado el 19 de marzo pasado por dos hombres con cuatro impactos de bala cuando en un taller mecánico en la calle Gelación Gómez, colonia Las Chacas de Huejutla. Uno más los detenidos en 1989, El Negro Toscano no se le ha vuelto a ver y el tercero conocido como el Compa Nato, es diputado local por Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).