*Energía renovable, no renovada

Alberto Witvrun.-En junio de 2019 la firma Atlas Rewable Energy puso en operación en Nopala de Villagrán la Central Fotovoltaica Guajiro con capacidad para generar 300 Gigawatts  hora anuales con capacidad para proporcionar energía limpia a 120 casas habitación con inversión de 118 millones de dólares en una extensión de 410 hectáreas que evita la emisión de 215 mil toneladas de Dióxido de Carbono anualmente, lo anterior derivado de la primera subasta eléctrica a largo plazo efectuada en 2015.

En diciembre del mismo año la firma francesa Engie Group anunció la inversión de 2 mil 300 millones de pesos para dos proyectos, uno para distribución de gas natural y otro de energías renovables que generará 185 Megawatts, es decir el nuevo parque de energía solar denominado Nueva Xcala, lo que ubicaría a Hidalgo con una de las mayores capacidades instaladas en este rubro, lo que se consideraba en ese momento estratégico y fundamental para el crecimiento del país.

La política en materia de atracción de capitales para generar fuentes de empleo del gobierno estatal se mantenía con una interesante dinámica, en buena medida por la confianza mostrada por el capital extranjero para desarrollar proyectos estratégicos para dar a la población hidalguense la posibilidad de superar rezagos mediante un mayor abanico de oportunidades mejor remuneradas.

Las que se han visto afectadas por la decisión del gobierno federal de asumir a través de la Secretaría de Energía el control absoluto del Sistema Energético Nacional (SEN) que cancela el acceso a nuevas plantas al sistema eléctrico, es decir que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) dejará de comprar estos suministros a las empresas privadas que registrarán pérdidas severas en sus inversiones.

El gobierno federal habla de irregularidades y corrupción que favorecían a las empresas privadas en perjuicio de la CFE, lo que fue central argumento en la cancelación del Aeropuerto Internacional y en la lucha contra el Huachicol, que sin embargo no han arrojado a la fecha denuncias formales, es decir a pesar del insistente discurso, nadie hay en la cárcel acusados por este delito.

Al inicio de la semana se difundió que el gobernador Omar Fayad Meneses sostuvo una teleconferencia con la secretaría de Energía Rocío Nahle García, por cierto hermana de Arturo Nahle García quien fuera compañero de gabinete del mandatario durante la administración de Jesús Murillo Karam, en él, Fayad Meneses fue titular de Educación y Procurador General de Justicia y Arturo Nahle, coordinador jurídico y secretario del Despacho del Gobernador.

Ambos destacados integrantes del llamado Club de los Treintañeros que fue el Círculo Rojo de Jesús Murillo Karam, del que también formaban parte Eugenio Imas Gispert, José Antonio Rojo García de Alba y Carlos Godínez Téllez, principalmente, relación que ojala sirva ahora para que estas inversiones no se vean tan afectadas por la medida e Hidalgo no solo mantenga, sino refuerce la confianza que le tiene la inversión extranjera que ha caído dramáticamente en todo el país.