*Traidores o traicionados

Alberto Witvrun.-Expulsión o renuncia del ex diputado federal y ex secretario de Salud Pedro Luis Noble Monterrubio y del ex presidente municipal de San Felipe Orizatlán Manuel Rivera Fernández del Revolucionario Institucional (PRI) por apoyar la campaña de Julio Menchaca Salazar, es solo el principio de una larga lista que la dirigencia nacional de este partido debe elaborar porque suman decenas.

Si quieren castigar a quienes se pasaron del otro lado, pueden continuar por el ex presidente del Comité Directivo Estatal (CDE) y ex presidente municipal de Pachuca Alberto Meléndez Apodaca y el ex diputado federal y hombre fuerte del gobierno osorista, Ramón Ramírez Valtierra que están apoyando a Julio Menchaca, junto con más de una docena de personajes que ocuparon cargos estratégicos o de elección popular en gobiernos priistas.

Estos parecen casos más significativos, aunque cada uno es diferente y no se les puede catalogar o medir con la misma vara, porque las circunstancias generaron traidores y traicionados. A Meléndez Apodaca, lo marginaron o simplemente ignoraron; se vio sin futuro político y recibió una invitación para sumarse a otro proyecto, lo que no es un caso excepcional.

El caso de Rivera Fernández quien apareció con Carolina Viggiano y después con Julio Menchaca, la decisión de quien fue factor para el triunfo del PRI en el XVII distrito hace cuatro años y en San Felipe Orizatlán, Yahualica y Huazalingo en 2020 tiene que ver con la desatención para ayudarle a resolver legalmente un crédito fiscal el cual cubrió al tiempo que solicitó condonación de moratorios a que tenía derecho, pero no se la concedieron.

Otros simplemente abandonaron al PRI por conveniencia de mantenerse de la administración pública y tal vez hasta lograr un cargo de elección popular, cada caso es diferente, lo cierto es que la aparición de varios de esos personajes a lado de Julio Menchaca, no siempre trae buenos resultados y, hay en Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) quien considera que deberían reservarse el derecho de admisión.