*Sosa ¿se va de Morena?

Alberto Witvrun.-El enfrentamiento entre la Unidad de Investigaciones Financieras (UIF) y la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) se tornó personal entre Gerardo Sosa Castelán y Santiago Nieto Castillo, por la forma en que, el Clan universitario tomó las últimas declaraciones del funcionario de Hacienda.
Tal es el tono de la misiva al presidente Andrés Manuel López Obrador con la rúbrica del rector Adolfo Pontigo Loyola, pero que refleja el enojo del presidente del Patronato Universitario, que fiel a su naturaleza pendenciera mostrada desde sus épocas estudiantiles, prepara una respuesta política ante lo que califican de persecución mediante acciones ilegales de Santiago Nieto.
A nadie le extrañe si concreta las negociaciones para adquirir la franquicia del Partido del Trabajo (PT) y hacerle un hueco en el Congreso local y en San Lázaro a Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) porque no ha obtenido beneficios adicionales a su alianza electoral, por el contrario el bloqueo de los 151 millones de dólares, le pega duramente al Clan Sosa, que pierde capacidad de operación al aproximarse las elecciones municipales, donde insiste en llevar alrededor de 40 candidaturas bajo el logotipo de Morena, que puede inscribir por el PT.
Gerardo Sosa, creyó que subirse al tren de Morena le permitiría cobrarle todas las afrentas al priismo que le impidió realizar su sueño dorado de ser gobernador de Hidalgo, el que empezó a fraguar en los ochentas con su alianza con José Antonio Zorrilla Pérez, pero que vio truncado cuando éste, en 1986 huyó a España acusado de ser el autor intelectual del homicidio de Manuel Buendía Téllezgiron.
Sueño que revivió al tomar el control unipersonal de la UAEH, desde donde construyó tres precandidaturas a gobernador, a las mismas que le cerraron el paso con Manuel Ángel Núñez Soto, Miguel Ángel Osorio Chong y Francisco Olvera Ruiz.
Pero sus habilidades y negociaciones solo dieron las actuales posiciones en los congresos estatal y federal, enfrentándose al gobernador sin victoria alguna y a la resistencia interna en Morena, donde califican al Clan Universitario de oportunista.
La realidad es que hoy, ya no la UAEH, él Gerardo Sosa Castelán, es el señalado por operaciones irregulares y sustentar su defensa en pedir la cabeza de Santiago Nieto Castillo, lo ubica como enemigo también del secretario de Hacienda Arturo Herrera Gutiérrez y se diría que, del mismísimo presidente, que le ha dado repetidamente su respaldo a Nieto Castillo.
Por eso, se ve su salida de Morena con todo y sus diputados, para continuar con su proyecto personal, pero abriendo frentes, hoy altamente riesgosos para él y su clan, porque a lo largo de su historia en el priismo siempre logró negociar, hoy se ve difícil, y los riesgos que corre no son pocos ni menores.