*Construir un partido

Alberto Witvrun.-La renovación del Consejo Político Estatal mediante la elección de 70 consejeros de
Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) puede ser el principio de la construcción
de un verdadero partido político que le de institucionalidad a lo que ha sido una constante
lucha intestina a partir del triunfo electoral de 2018, lo que no será fácil porque hay clanes
que no quieren perder su modus vivendi.
Las cabilas que han usufructuado a Morena los últimos tres años en que no ha tenido una
dirigencia legal, pero sobro todo con autoridad moral propició la anarquía y el control
burocrático desde lo que sobrevive como Consejo Político desde 2015 en que fue electo
como presidente Abraham Mendoza Zenteno y que ha sido controlado por quien convocó
a su fundación en 2013 Andrés Caballero Zerón.
En esta mezcla de intereses heredada de tribus del Partido de la Revolución Democrática
(PRD) no será fácil de superarla, ahora que Julio Menchaca requiera de una institución
política que respalde su proyecto de gobierno y no obedezca a intereses de clanes o de
sus jefes políticos que en algunos casos no son los de la Cuarta Transformación o que en el
mejor de los casos le dan su propia interpretación.
No se puede omitir que el gobernador electo tuvo que construir una estructura propia
para enfrentar el proceso electoral que encontró el respaldo de la base partidista y de
simpatizantes, que no de todos los personajes y clanes que disputaban el control que
durante la selección de candidatos optaron por Francisco Xavier Berganza y Abraham
Mendoza superados relativamente fácil en las encuestas serias por el entonces senador.
Por eso la importancia de la elección de consejeros de este domingo, que debe ser el
inicio de la construcción de un verdadero partido político que tenga vida institucional con
un liderazgo sólido del gobernador y una dirigencia formal y legal, que también enfrente
proceso electorales futuros, que generen una verdadera nueva clase política, que elimine
los reciclajes.