*Cipriano, lo que le falta

Alberto Witvrun.-Vinculado a proceso por homicidio doloso en grado de tentativa el hombre que fue capaz de vencer al Partido Revolucionario Institucional (PRI) en el Valle del Mezquital con un discurso anti gobiernista, sumando apoyos como de personajes como Xóchitl Gálvez Ruiz y Miguel Ángel Osorio Chong  a pesar de que se conocía su práctica de chantaje y extorsión a las empresas constructoras a cambio de dejarlas cumplir con los contratos obtenidos, hoy en desgracia por errores propios, aún le falta lo peor.

Cipriano Charrez Pedraza ingeniero agrónomo, que alguna vez pretendió separar a Villa La Paz de Orizabita y constituir un autogobierno, que le arrebató la candidatura a presidente municipal por Acción Nacional (PAN) a su hermano hace 8 años gracias a Xóchitl Gálvez quien desde la Comisión Nacional de los Pueblos Indígenas (CDI) le “bajo” recursos para construir su carrera política, tendrá más problemas legales todavía.

Porque al proceso pendiente por homicidio culposo de Iván Fuentes Martínez derivado del accidente del 6 de octubre de 2018, este fin de semana se le agregará la carpeta de investigación sobre los disturbios del primero de septiembre en el palacio municipal de Ixmiquilpan por la quema de patrullas y las agresiones que sufrieron los policías municipales que silenciosamente ya fue abierta por el área jurídica del ayuntamiento.

El “apoyo” de lo que le queda de su base social se diluye, como ya se observó en las últimas protestas que de 3 mil personas que se esperan solo llegaron tres centenares y no se descarta que por los desmanes las autoridades vayan también por el delegado de El Nith, Alfredo Ortiz que es uno de sus incondicionales, mientras que en la población de Ixmiquilpan crece la percepción de que fue un error votar por los Charrez Pedraza.

La cúpula de Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) le retiró su apoyo, Xóchitl Gálvez lo califica de traidor y corrupto; quienes lo apoyaron desde el gobierno federal en la pasada administración federal, niegan su relación con él; Gerardo Sosa Castelán que le dio apoyo jurídico y le aconsejó obligar a la familia de Iván Fuentes a darle el perdón legal, no le contesta el teléfono y, su estrategia de victimizarse a través de una huelga de hambre, no tiene efecto social, ni político.

Compartir