*La derrota priista en Ixmiquilpan

Alberto Witvrun .-Ixmiquilpan es el municipio corazón político, económico y social del Valle del Mezquital, lo que sucede ahí repercute en esa importante región donde habita una cuarta parte de la población de Hidalgo, hoy gobernado por la dinastía de los hermanos Charrez Pedraza ahora en la persona de Araceli Beltrán Contreras que tiene a Vicente el menor de ellos como poder tras el trono.

En el pasado proceso electoral si se consideraba el resultado de la elección extraordinaria para renovar el ayuntamiento teóricamente la coalición Va por Hidalgo debió ganar en el proceso por la gubernatura de Hidalgo porque el Partido Revolucionario Institucional (PRI) obtuvo 10 mil votos y Acción Nacional (PAN) 9 mil 600 que si hubieran ido juntos en el anterior proceso hubieran superado a Juntos Haremos Historia que sumó 15 mil votos.

Pero esta vez el PAN logró apenas 964 votos y el PRI 4 mil 702 por 18 mil 812 de Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) a los que se agregaron 3 mil 712 de Nueva Alianza Hidalgo (Panalh) y mil 879 del Partido del Trabajo (PT) en suma Carolina Viggiano Austria sumó 5 mil 995 mil votos con 24 mil 403 de Julio Menchaca Salazar, es de 4 a 1, que supera el promedio estatal de 2 a 1.

La razón es que Viggiano Austria confió la operación de ese municipio al Consejo Supremo Hñahñu (CSH) del cual el jefe político es su amigo Roberto Pedraza Martínez y menospreció a otras expresiones políticas priistas como la de la dupla del ex diputado local Mario Perfecto Escamilla Mejía y el ex presidente municipal Heriberto Lugo González, a pesar de que el primero operó a su favor cuando logró ser diputada federal por Huejutla.

Cuando todo el “juego” fue para Pedraza Martínez, sin reflectores desde San Nicolás, el dueto de Escamilla y Lugo, operaron a favor de Menchaca Salazar y lograron mejores resultados que la triada Charrez Pedraza; así se fraguó la derrota priista en esta estratégica municipalidad, porque la soberbia no permitió sumar a todas las expresiones y operadores regionales y la candidata de Va por Hidalgo, utilizó “cartuchos quemados” fenómeno que se repitió en otras regiones.