*La ausencia de los Charrez

Alberto Witvrun.- En la visita del gobernador Julio Menchaca Salazar a Ixmiquilpan y Alfajayucan fue notoria
la ausencia de los hermanos Charrez Pedraza, Cipriano, Pascual y Vicente, no se asomaron
a la Ruta de la Transformación que se han convertido en las pasarelas de los aspirantes a
las candidaturas de Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) próximas a definirse
y en las cuales los tres quieren influir, aunque no pasen por su mejor momento.
Es claro que el mandatario desde la campaña no ha querido ningún acercamiento con
ellos, aunque hay personajes que les dan vigencia y continúan influyendo en la vida
política; Cipriano inhabilitado 10 años para contender en un proceso electoral, mientras es
deudor alimentario, busca impulsar al mayor de sus hijos, Pascual quiere regresar y
Vicente intenta prolongar su influencia a través de Rutilio Pérez Hernández o Hugo
Mendoza Martín.
Nadie niega las habilidades de los Charrez Pedraza, que transitaron del PAN a Morena y al
Partido del Trabajo (PT) en este con una alianza con el Clan Universitario a través de
Damián Sosa Castelán, la cual se debilitó con la aprehensión del diputado local Edgar H. D.
con la que pretendían ser un contrapeso en varios municipios y cuyos acuerdos se
establecieron en la reunión del 16 de septiembre en el paraje Los Tules.
Ahora en un doble juego impulsar candidaturas en Morena a través de Araceli Beltrán
Contreras que brincó del PT a Morena, pero obedece a Vicente y a pesar de las
discrepancias entre ellos, ven en riesgo su hegemonía iniciada hace una década y quieren
mantenerse, pero sobre todo proteger sus intereses que están en riesgo y sus
organizaciones sociales ya no les serán suficientes en este gobierno.