*Guadarrama, sin candidatura común

Alberto Witvrun.-El alquimista electoral famoso por los fraudes fraguados en Yucatán y en Michoacán en el siglo pasado el primero sin éxito contra el Partido Acción Nacional (PAN) y su candidata a la alcaldía de Mérida Ana Rosa Payán Cervera en 1990 y el segundo en 1989 contra el Partido de la Revolución Democrática (PRD) y su candidato a gobernador Cristóbal Arias Solís, se resiste a la jubilación política utilizando para ello a su yerno el joven empresario Alejandro Chávez Pumarejo.

José Guadarrama Márquez dos veces senador y diputado federal por los partidos Revolucionario Institucional (PRI) y de la Revolución Democrática (PRD) de este último dos veces candidato a gobernador, después de perder la postulación priista en 1998 con Manuel Ángel Núñez Soto, al enfrentarse al gobernador Jesús Murillo Karam, a pesar de sus oficios no logró la candidatura común PAN-PRD por Pachuca para su pariente político.

Desde el cargo que detenta en el gobierno michoacano a lado de Silvano Aureoles, buscó que Chávez Pumarejo fuera candidato común a presidente municipal capitalino, cuando se enteró que el empresario pachuqueño Jorge Conde Rivemar, estaba en negociaciones ante la necesidad panista de ofrecer un rostro diferente, que rescatará su imagen ante la desastrosa administración de Yolanda Tellería Beltrán.

Suplente de Conde Rivemar sería el ex senador perredista Isidro Pedraza Chávez, pero al recular el empresario, el PRD decidió postular al líder moral de la Unidad de la Fuerza Indígena y Campesina (UFIC), lo que hizo a la dirigencia panista declinar en la candidatura común, así apareció la propuesta del suegro de Chávez Pumarejo, de hacerlo candidato por los dos partidos, lo que parecía factible.

Pero al conocer el origen de la propuesta y la relación familiar de Alejandro Chávez y José Guadarrama, que mucho daño le hizo al perredismo hidalguense, la dirigencia del Sol Azteca decidió sostener a Pedraza Chávez, por lo que la candidatura común en Pachuca de estos dos partidos que establecieron este acuerdo en los 28 municipios que permite la ley, se canceló.

Por lo pronto la dirigencia de Acción Nacional consiguió a medias su objetivo, Alejandro Chávez Pumarejo, es un rostro nuevo no panista, pero difícilmente lo salvará derrota en la capital, costo por un mal gobierno, pero con la esperanza de que el colmillo largo y retorcido del suegro de su candidato, les permita sumar algunos votos demás a los proyectados inicialmente, más si restablece sus oscuros acuerdos con su antiguo fans Daniel Ludlow Kuri.