En vigor la sanción por violencia vicaria

Itzell Molina.- La violencia vicaria es el daño provocado a una mujer a través de una acción u omisión que afecte física o psicológicamente a sus hijas, hijos, persona con la que tenga otro parentesco o relación afectiva, así quedó dispuesto en el Código Penal para el Estado de Hidalgo, impulsada por el Grupo Legislativo del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

A través de la diputada local, Erika Rodríguez, señaló que Hidalgo es la tercera entidad en legislar sobre la violencia vicaria y el cual es un tema nuevo en México, jurídicamente hablando, que puede irse perfeccionando en la ley para proteger a las mujeres que sean víctimas de esta conducta y por supuesto que estamos abiertos a escuchar las propuestas que con toda responsabilidad y sensatez busquen mejorar la normatividad vigente.

“De tal manera lamentable observamos que siguen existiendo casos de violencia vicaria en Hidalgo, apenas el día viernes se hizo de conocimiento de la opinión pública la protesta contra este tipo de violencia que se realizó en Tulancingo, en donde, como en muchos casos, los hombres han logrado que sus exparejas no puedan ni siquiera ver a sus hijos, a veces con la ayuda de juzgadores que les otorgan la razón legal, valiéndose del desconocimiento de la aplicación de las leyes al respecto”, destacó.

Erika Rodríguez destacó que las penas para quien cometa el delito de violencia vicaria de acuerdo con el Código Penal son de uno a seis años de prisión, el pago de una multa de 50 a 100 días y perderá el derecho de pensión alimenticia, en caso de que lo tenga, por lo que el agresor se sujetará a tratamiento psicoterapéutico reeducativo especializado para personas agresoras.

“Es importante mencionar que la Ley para la Familia del Estado de Hidalgo, en su artículo 242, estipula que la patria potestad se pierde, entre otras causales, por cometer conductas de violencia familiar descritas en el artículo 243 Bis, del mismo Código Penal, artículo que incluye la violencia vicaria, esta disposición busca proteger a las niñas o niños del agresor y conservarlo con su madre o con quien el juzgador determine atendiendo al interés superior de la niñez”, concluyó.