Deslinde

Alberto Witvrun

*Fernel, de la soberbia a la frivolidad

Víctor Fernel Guzmán Arvizu es un joven empresario exitoso, que parecía prometer en su incursión en la política por su perfil profesional y pertenecer a una familia de políticos su bisabuelo fue presidente municipal de San Felipe Orizatlán, su abuelo desempeñó diferentes cargos en la administración pública y su tío abuelo fue diputado federal, Senador de la República, aspiró a la candidatura del Partido Revolucionario Institucional (PRI) del que fue presidente estatal y en la última década realiza carrera diplomática.

 

Su nombre se mencionó entre los posibles a la candidatura a la presidencia municipal de San Felipe Orizatlán y cobró fuerza para la candidatura a diputado local por el único distrito local que el PRI ganó en 2018, además de que recupero el ayuntamiento de la cabecera distrital en las elecciones de octubre de 2020, por lo que las condiciones eran inmejorables para repetir los dos triunfos anteriores.

 

Pero lo que mal empieza, mal termina fueron cinco los precandidatos en los registros cuatro de ellos llegaron juntos a inscribirse a la sede estatal priista, Víctor Fernel Guzmán Arvizu, llegó por separado, lo que para algunos fue una mala señal, porque fueron signos de soberbia o tal vez porque sabía que sería el elegido, pero no había necesidad de desplantes con sus correligionarios.

 

Isidoro Sánchez fue designado su suplente, pero no tuvo mucho juego y los otros que aspiraron Daniel Juárez de Tlanchinol, César Herrera de Yahualica y Erick Guerrero de Huejutla que cuentan con capital político, nunca fueron requeridos cuando en un proceso electoral todos suman y días antes de la elección la comunidad de San Isidro que le había dado el aval, lo cuestionó por no cumplir los compromisos contraídos.

 

El resultado fue adverso, producto de la soberbia con la que actuó durante la etapa proselitista y apenas se conoció su derrota se dedicó a acusar a la presidenta municipal de San Felipe Orizatlán Erika Saab de realizar una contra campaña de lo que no ha ofrecido pruebas, lo que se sabe es que aseguró que la estructura paralela que creó para su campaña sería la base para la campaña para gobernador de un buen amigo suyo.

 

A la soberbia que mostró ahora se sumó la frivolidad de subir un video a redes sociales donde le pregunta a un amigo suyo al que presenta como su operador político si perdieron la elección y le contesta: “No perdimos…nos ganaron” y ambos estallan en carcajadas, lo que muestra la falta de respeto para quienes votaron por él y por quien le brindó la confianza para que fuera candidato a diputado local en lo que parecía una prometedora carrera política, pero que todo indica que fue debut y despedida.