Denunciarán presunta sustracción de documentos oficiales en Tula

Miguel Á. Martínez. Tula de Allende. Derivado de la presunta sustracción de equipo de cómputo, documentación y sellos oficiales de cada una de las direcciones de la presidencia municipal de Tula, el regidor del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Ricardo Baptista González, denunciará ante la Auditoría Superior y la Contraloría del estado al alcalde Manuel Hernández Badillo.

El tema fue ventilado por el expresidente de la Junta de Gobierno del Congreso durante la trigésima quinta sesión ordinaria de Cabildo, en la que afirmó que la noche del lunes y la madrugada del martes, por un ordenamiento del Ejecutivo local, transmitido por el secretario municipal, Jhordan Lara Cervantes, a la alcaldía habían acudido todos los directores de área para el presumible saqueo.

“Hay fotos y vídeos en que se puede ver a más de un trabajador, sustrayendo diversos materiales, computadoras y sellos oficiales de las direcciones que despachan en el palacio de gobierno, lo que es un delito”.

Como prueba de sus dichos, en el encuentro de Asamblea reprodujo un audio donde se escucha la voz del encargado de la política interna del municipio dando la instrucción de sacar los materiales para poder despachar a la ciudadanía desde otro lugar, ante la presunción de que la presidencia sería tomada.

Ante las evidencias, tanto Manuel Hernández, como Jhordan Lara se quedaron callados, por lo que Baptista González exigió aclarar el tema ante la ciudadanía, a lo que el presidente municipal solamente lo retó a presentar las denuncias correspondientes si es que tenía manera de comprobar el ilícito.

El morenista en contraparte, adelantó que, por supuesto que presentaría las querellas que tuvieran lugar, y preguntó al secretario, si el audio era falso. El segundo al mando del municipio no supo qué decir y guardó silencio.

“Buenas noches, por indicaciones de nuestro presidente, hay que, en este momento acudir a la presidencia municipal para sacar los sellos de las áreas administrativas, y, con la documentación más importante con la que se pueda operar fuera de presidencia”, reza el audio que Baptista reprodujo en sesión.

Ya en entrevista, el también exalcalde de Tula (1997 – 2000), dijo que, por principio de cuentas, la ilegalidad cometida por el presidente en turno es castigada por la Ley de Responsabilidad de los Servidores Públicos, por haber sacado sin permiso información del municipio.

Adelantó también que habrá de denunciar el hecho ante la Auditoría Superior del Estado, lo mismo que ante la Contraloría estatal y sostuvo que la síndica procuradora, Lilia Ibáñez Cornejo debe interponer una denuncia penal por el agravio.

También agregó que dará cuenta del Congreso estatal porque la sustracción de activos del ayuntamiento es una falta grave, muy grave. Señaló que es evidente que el delito se cometió: “tanto así, que ni el presidente ni el secretario atinaron o pudieron aclarar el tema de frente a la ciudadanía”, cerró.