Buscan erradicar el trabajo infantil  

Itzell Molina.- En el marco del Día Mundial contra el Trabajo Infantil, en Hidalgo con fecha 27 de mayo de 2014 se instaló la Comisión Interinstitucional para la Erradicación del Trabajo Infantil y Protección de Adolescentes Trabajadores en Edad Permitida estatal, la cual es un órgano colegiado de carácter permanente que tiene como objetivo, coordinar las políticas, programas y acciones para prevenir, combatir, erradicar el trabajo infantil y proteger a los adolescentes trabajadores en edad permitida.

Además a través de ella, se realizan acciones para a prevenir, combatir y erradicar este fenómeno, como lo es la campaña permanente de No al Trabajo Infantil, el Protocolo de Intervención Interinstitucional “Trabajo infantil en Semáforos y Cruceros, el Concurso Estatal de Dibujo por una Niñez Libre de Trabajo Infantil, el compromiso con la Iniciativa privada “Por un Hidalgo sin Trabajo infantil”, y algunos mecanismos de participación de niñas, niños y adolescentes.

Esto ya que datos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), indicó que actualmente en el mundo, cerca de 168 millones de niñas y niños trabajan, y más de la mitad de ellos están expuestos a las peores formas de trabajo como, la esclavitud, el trabajo forzoso o actividades ilícitas.

Ante este panorama, el Programa Internacional para la Erradicación del Trabajo Infantil (IPEC), guiado por los principios establecidos en el Convenio 138, sobre la edad mínima y el 182, sobre las peores formas de trabajo infantil de la Organización Internacional del Trabajo (OIT); trabaja para alcanzar su abolición. Según la OIT, existe un vínculo entre pobreza y trabajo infantil, que ocasiona la repetición de las condiciones durante generaciones, alejando a los niños de la escuela y limitando sus posibilidades de una mejor calidad de vida.

Las niñas, niños y adolescentes no eligen trabajar, si no que para muchas familias su incorporación al mercado laboral representa una fuente de ingresos más para asegurar su supervivencia, o bien una actividad culturalmente aceptada como modus vivendi ante las dificultades para acceder a la educación y otras oportunidades de desarrollo individual y comunitario.