Autorizan 1.6 millones para la base de Guardia Nacional

Miguel Á. Martínez. Tula de Allende.- Por mayoría, integrantes del ayuntamiento de Tula autorizaron pagar por el arrendamiento de una base provisional de la Guardia Nacional (GN), por lo que se erogará más de un millón 660 mil pesos en este 2024.

Antes de la anuencia hubo participaciones de regidores como Alejandro Álvarez Cerón, Araceli Rivera Díaz, Félix López Castillo, Raquel Arredondo Villeda, Kim Ramos Mera y Ricardo Baptista González, quienes coincidieron en analizar a conciencia el contrato de arrendamiento que se firmaría a favor de la GN, con la particular Rosa Quiles González.

Por principio de cuentas, el edil morenista pidió aclarar el status del terreno de 4 hectáreas, que durante el periodo del Concejo interino municipal, a cargo de Verónica Monroy Elizalde, se cedió a la corporación de seguridad federal para construir sus instalaciones propias, porque está sin utilizarse después de más de tres años y se ignoran sus condiciones.
En voz informativa, Ángel Lugo Jiménez, presidente de la comisión de Seguridad Pública, dijo que cuando llegó al gobierno la administración 2020 – 2024 tuvieron una reunión con los encargados de la GN en el municipio, y les mencionaron que por temas administrativos del gobierno federal no construirían su base en el periodo del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), sino que tendrían que esperar al siguiente gobierno.
Fue entonces que Alejandro Álvarez replicó acerca del costo-beneficio que tenía contar con el destacamento de la GN en el municipio, sobre todo cuando se sabía que brindaban también servicio a nueve demarcaciones de la región, sin que estas aportaran un solo centavo por la estadía de las fuerzas de seguridad.
“Desde 2019, Tula ha erogado cerca de 7 millones de pesos para tener la presencia de la GN en el municipio, siendo que brindan servicio a nueve localidades más, y éstas no se hacen cargo de un mínimo de gasto, es una relación desigual, sobre todo tomando en cuenta que la presencia de la Guardia no se traduce en una percepción de mayor seguridad entre la ciudadanía”, señaló.

La regidora Araceli Rivera compartió tal apreciación y se pronunció por bajar el tema a comisiones antes de su aprobación, pero señaló con la contraposición del alcalde Mario Guzmán Badillo, quien dijo que por motivos de seguridad la anuencia era urgente. Al final se votó por mayoría.