*Adolfo Lugo Verduzco

Alberto Witvrun.-En 1986 se le mencionaba como un posible finalista en la carrera por suceder en la Presidencia de la República a Miguel de la Madrid Hurtado, ocupaba entonces la presidencia del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del Partido Revolucionario Institucional (PRI), las presiones fueron fuertes y como sucedía en el régimen priista se iban eliminando contendientes y Adolfo Lugo Verduzco fue de los primeros.

Su honrosa salida fue la candidatura al gobierno de Hidalgo, lo que desplazó por segunda ocasión a su primo Humberto Lugo Gil y anuló las maniobras de José Guadarrama Márquez desde la Secretaría General de Gobierno; el más fuerte aspirante José Antonio Zorrilla Pérez, dejó la candidatura a diputado local uno meses antes para huir a España al ser acusado de autor intelectual del homicidio del periodista Manuel Buendía Téllezgirón.

Su arribo al gobierno fue áspero, envalentonado por la fuerza adquirida con Guillermo Rossell y los acuerdos con Guadarrama Márquez y Zorrilla Pérez, el Grupo Universidad (GU) lo retó descalificando el nombramiento del alcalde de Pachuca, Ernesto Gil Elorduy como secretario de Gobierno, lanzando la campaña “Hidalgo para los Hidalguenses” en alusión a su supuesto origen sinaloense.

No cedió, enfrentó al GU que tenía 15 ayuntamientos y dos diputaciones locales, perdiendo una, por el homicidio de una mesera; reformó la ley desarticulando y quitando el “derecho de huelga” al Sindicato Burócrata cuyo control tenía Gerardo Sosa Castelán, quien en 1989 junto a su hermano Agustín, dirigente de la Federación de Estudiantes Universitarios de Hidalgo (FEUH) estuvieron cerca de parar en la cárcel.

Esto tras la captura de la Banda de El Edy en Huejutla quien los inculpó y, obligó al auto exilio en septiembre de 1990 de Gerardo Sosa, para no intervenir en la selección de candidatos a presidentes municipales del PRI a cambio de respetarle su feudo: la Universidad Autónoma de Hidalgo (UAH) de la que tomó el control directo como rector en mayo de 1991, lo que es considerado un error por dejar con vida política a Gerardo Sosa.

No sólo disminuyó el poder extraterritorial del Grupo Universidad; también propició el “destierro político” del cacique de Tepehuacán de Guerrero Francisco Austria Escudero que estuvo cerca de ser linchado junto a su pistolero Francisco Pedraza y combatió a los grupos caciquiles de la Sierra Gorda y ordenó que la selección de candidatos del PRI fuera a través de consulta directa a la base y en materia de obra pública dedicó sus esfuerzos a la infraestructura básica.

Así gobernó Adolfo Lugo Verduzco, que también fue criador de toros de lidia y creo una reconocida ganadería, quien falleció este fin de semana.