*Ricardo Baptista, los equilibrios

Alberto Witvrun.-Cuando al inicio de la 64 Legislatura local en la fracción parlamentaria de Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) se impuso la voluntad de Gerardo Sosa Castelán al imponer como coordinador al ex rector Humberto Augusto Veras Godoy, se consideró una acción de rudeza innecesaria porque fue un mensaje que se centraba en la pugna con el gobernador Omar Fayad Meneses.

La operación de las fracciones parlamentarias opositoras que sumieron en crisis al Poder Legislativo, terminó con acuerdos en altas esferas que concluyeron con el relevo de Veras Godoy por Ricardo Raúl Baptista González cuya propuesta no surgió del Corporativo Grupo Sosa, quien pujó por Roxana Montealegre Salvador, porque quería mostrar el músculo y utilizar al Congreso en su personal lucha.

Baptista González surgió como una opción con experiencia y trayectoria de congruencia, bien visto por Zoe Robledo Aburto y Mario Delgado Carrillo, de lo que hoy debe estar agradecido Gerardo Sosa, porque en este momento de crisis en la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), el coordinador parlamentario es el único puente efectivo en esta confrontación con el gobierno federal por el proceso que inició la Unidad de Investigaciones Financieras (UIF) por presunto lavado de dinero.

El desafiante discurso de Gerardo Sosa y las acciones para forzar el respaldo de la comunidad académica, molesta al enterarse que mientras reciben míseras pensiones y jubilaciones condicionadas el jefe político mantenía más de tres mil millones de pesos en cuentas bancarias en Suiza, complicó la relación con el gobierno federal y en este escenario el único puente que funcionó fue Baptista González.

Ricardo Baptista, coincide con Gerardo Sosa, cuando el primer busca nuevas opciones políticas tras años de bloqueo y sabotajes por parte del grupo de José Guadarrama Márquez en el Partido de la Revolución Democrática (PRD) así que incursiona en Movimiento Ciudadano (MC), así se incorpora al campus Tlahuelilpan de la UAEH como subdirector cargo en el que solo estuvo 18 meses, mediante un acuerdo de respeto con el jefe universitario.

Si bien formó parte del “paquete” negociado para candidatos a diputados, sabedor de la situación de Morena, en aras de sumar incorporó a personajes de expresiones diferentes, como la de Canek Vázquez Góngora, pero también logró que el subsecretario Zoe Robledo Aburto recibiera al rector, destensando la relación con la federación, aunque su posición actual no la debe precisamente a Gerardo Sosa, ni que la UIF exonere al grupo universitario.

Compartir