*Morena, la crisis

Alberto Witvrun.-En la confianza de que la ola lópezobradorista les alcanzará para ganar elecciones en 2020 en Hidalgo Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) se sume en una crisis por las luchas intestinas y la guerra sucia en contra de algunos personajes, a lo que se agrega la dosis de desprestigio que aporta la investigación a las cuentas de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) por la Unidad de Investigaciones Financieras (UIF) que no termina, la división de su fracción parlamentaria local y el Caso Ixmiquilpan.

La ambición y la soberbia domina a algunos, el mejor ejemplo hoy es el desaforado diputado federal Cipriano Charrez Pedraza que ya vinculado a proceso por uno de los delitos de que se le acusan busca evadir su responsabilidad legal, lo que afecta a Morena en el Valle del Mezquital que le abrió las puertas a alguien que tiene 10 averiguaciones previas que no se sabe porque no procedieron.

Mientras se mantienen sistemáticos ataques contra del senador Julio Menchaca Salazar a quien sin pruebas aseguran que ofrece candidaturas a presidentes municipales, cuando faltan seis meses para el proceso interno y Francisco Patiño Cardona que aspira a presidir al partido, se lanza a la yugular de Gerardo Sosa Castelán y de Abraham Mendoza Zenteno a quienes acusan de perseguirlo y de tener intereses oscuros.

Pero ni tan oscuros, es claro que Gerardo Sosa, aspira a ser candidato a gobernador, obsesión que le sigue desde hace varios sexenios y juega a imponer una veintena o más de planillas y, si Morena derivado del resultado de las investigaciones a las finanzas de la UAEH, su historial e incluso de una tragedia personal, le niega la postulación, utilizaría la estructura de sus alcaldes y de la autónoma para postularse como independiente en tres años.

En el Congreso local donde alcanzaron una mayoría histórica, hoy siete de los 17 legisladores son acusados de entregarse al Ejecutivo, sea o no cierto es evidente la división al sentirse marginados por el grupo que obedece a los intereses de Gerardo Sosa Castelán, mientras el coordinador Ricardo Baptista González, lucha por mantener equilibrios al interior y mantiene la confrontación con el gobernador, que juega su juego.

De mantenerse este escenario, por falta de estructura y estrategia institucional, la mayoría de los postulados a presidentes municipales, tendrán que buscar el triunfo con recursos propios aunque en algunos casos habrá trabajo corporativo cómo el de los candidatos del grupo universitario; por lo menos eso se aprecia con Canek Vázquez, que se posesiona en Pachuca con estrategia propia, porque muchos de los triunfos de Morena en 2020 serán por esfuerzos individuales.

 

Compartir