*La transición

Alberto Witvrun.-Inició el proceso de transición de los concejos municipales a los gobiernos constitucionales de los 83 municipios donde fue entregada la constancia de presidentes municipales electos, porque en Acaxochitlán hubo empate lo que obliga a una elección extraordinaria si los tribunales electorales no dicen otra cosa, por lo que hace a la cascada de impugnaciones difícilmente se alterará el resultado expresado en las urnas el 18 de octubre.

Así inician preparativos para que los electos asuman los ayuntamientos sin mayor alteración legal, aunque tendrán que dar seguimiento legal a las denuncias presentadas por los gobiernos interinos en contra de una cuarentena de sus antecesores a quienes encontraron irregularidades administrativas y en el manejo de recursos, que se reflejan ya en 22 carpetas de investigación y en una decena de solicitudes de amparo.

Esta medida a la que obligó la emergencia sanitaria al posponerse las elecciones en términos generales cumplió con su cometido de no cubrir espaldas, aunque hubo excepciones como en Actopan donde los concejales fueron acusados de realizar proselitismo a favor de una de las candidatas, como sea evitaron una mayor influencia de los presidentes municipales salientes lo que emparejó en muchos casos la competencia.

En otros fueron lastre para los candidatos cuando estaban identificados del mismo partido, porque las decisiones de los concejos no siempre fueron populares como en Pachuca donde se aprobó la instalación de un mayor número de los antipopulares parquímetros, lo que contribuyó a la caída del candidato morenista, aunque él se esforzó en hacer todo lo necesario para perder a pesar de la amplia ventaja que le daban las encuestas.

Y más allá de los sobresaltos que puedan provocar los fallos de los tribunales electorales la transición parece será tersa tras un agitado proceso sin precedente alguno que da mayor estabilidad social y política a la entidad, que como otras acaba de ser golpeada por sus “representantes populares” es decir sus diputados federales en San Lázaro, reduciéndole el presupuesto.