*Atitalaquia ¿dónde estaba la autoridad?

Alberto Witvrun.-Este domingo sucedió una tragedia en Atitalaquia, durante una jornada de carreras de caballos se registró un múltiple homicidio, que seguramente tuvo que ver con el resultado de una de estas competencias, dar con los responsables es tarea de la Procuraduría General de Justicia del Estado de Hidalgo (PGJEH), el asunto ahora deja al descubierto una omisión por parte de las autoridades en su tres niveles.

Porque para celebrar competencias de esta naturaleza en un centro de espectáculos de estas características, primero se requiere de permisos de la Dirección de Juegos y Sorteos de la Secretaría de Gobernación (Segob) que regula esta actividad y hasta el momento todo indica que se carece de ellos; en segundo plano habría que pregunta si la Secretaría de Gobierno estatal, tiene una evaluación en materia de Protección Civil, para la operación.

Y tercero, es el ayuntamiento quien otorga la licencia de funcionamiento a través de la Dirección de Reglamentos y del área municipal de Protección Civil, además de responsable de enviar vigilancia policial, para prevenir algún incidente, como el que costó la vida, a cuatro hombres y una mujer, todos al parecer de una misma familia, sin que hasta el momento se tengan indicios de los responsables.

De haber cumplido el propietario de este centro de espectáculos, que no es el primero que llevaba a cabo, con los requisitos y las autoridades haber actuado conforme a la ley y los reglamentos de inició se hubiera llevado el registro de los asistentes, evitando que ingresaran con armas de fuego y por consecuencia, no habría tragedia y en todo caso, los responsables tal vez hubieran sido detenidos.

Mientras la presidenta municipal de extracción panista María Antonieta Herrera Jiménez, mantiene silencio sobre este quíntuple homicidio, vamos el carril o centro de espectáculos “Guillermo Morán Olguín”, ni siquiera presenta sellos de clausura como corresponde en tanto se realizan las investigaciones, porque hay hermetismo por parte de las autoridades que debieron reglamentar su funcionamiento y que han permitido la celebración de carreras y venta de bebidas etílicas.