*A quien le preocupa Julio.

Alberto Witvrun.-Delegado por una década de la Secretaría de Educación Pública (SEP) en Hidalgo Julio Valera Piedras al terminar su ciclo en el sector educativo participó en el diseño de varios proyectos uno de ellos la recuperada Ciudad del Conocimiento, posteriormente ocupó la secretaría privada del secretario de Gobernación Miguel Ángel Osorio Chong por breve tiempo porque se incorporó al inicio de la anterior administración como secretario técnico de Prospera.

Su trabajo fue discreto pero efectivo y al terminar su función en el gobierno federal se integró a tareas partidistas siempre cercano al gobernador Omar Fayad Meneses, impulsando un proyecto para detectar jóvenes líderes en las escuelas de educación superior de la entidad con buenos resultados, lo que se reflejó en el mejor encuentro que tuvo con ese sector el candidato presidencial priista José Antonio Meade.

Su inclusión en la lista de candidatos a diputados locales por la vía de la representación proporcional para la 64 Legislatura no sorprendió a nadie, aún en el peor escenario para el Revolucionario Institucional (PRI) que solo logró una diputación de mayoría y hoy su bancada la componen cinco legisladores que han logrado meter en problemas a la mayoría morenista.

Ahora su llegada como secretario general al Comité Directivo Estatal (CDE) del PRI parece que no le agradó a algunos y en las últimas recibe fuego amigo indirecto al emprenderse una campaña en contra del rector de la Universidad del Valle del Mezquital, atribuyéndole relación y “protección” de Valera Piedras, lo que indica que el crecimiento que observa ya preocupa.

Si bien el escenario para el PRI no es el más halagador, aún falta tiempo para la renovación de poderes y las condiciones pueden cambiar y registrarse un proceso competitivo y el PRI requerirá cuadros nuevos que le permitan dar la pelea para retener el gobierno del estado, lo que sin duda no será fácil, pero por lo pronto alguien le quiere agitar las aguas a quien puede asumir la presidencia del PRI a finales de año.

Compartir