Polémica en Ixmiquilpan por publicidad en redes de alcaldesa

Arturo G. Alanis. Ixmiquilpan.- A propósito de su primer año como presidente municipal, Araceli Beltrán Contreras difundió breve mensaje, en redes sociales, exhibiendo su fotografía y la escueta leyenda: “Transitando con propósito y convicción”, desatando una serie de críticas ciudadanas en su contra.

Dicha propaganda también fue insertada en algunos portales digitales de información con presencia en la región, donde importante número de ixmiquilpenses manifestó su desencanto y disconformidad, por los magros resultados que ha ofrecido el “desgobierno” municipal, desde el 21 de julio del año pasado, hasta la fecha.

Por mencionar, algunos usuarios de Facebook señalaron: “Yo confié en una mujer, por eso voté por ella, pero que decepción, Ixmiquilpan es un caos…”; “Pura frivolidad, ignorancia e incompetencia es lo que hay en este gobierno municipal”, esto, mientras otros socarronamente postearon: “La dama sí que se sacó la lotería sin comprar boleto”.

Entre la serie de cuestionamientos y reclamos, también destacó el abandono en que se encuentran las calles de la zona centro de la ciudad y colonias aledañas, donde la alcaldesa no ha ordenado siquiera labores para tapar baches ni reparar banquetas ni mobiliario urbano, además de que no ha cumplido su promesa de constituir la delegación del centro.

Igual emitió su opinión el dirigente local de la Coduc (Coalición de Organizaciones Democráticas, Urbanas y Campesinas) y gestor de proyectos sociales, Lorenzo Cruz Cruz, quien consideró que la administración encabezada por Araceli Beltrán no ha representado algún cambio para bien sino para mal, “estamos peor”, especificando que no hay obras sociales de alto impacto.

Igual apreció que en Ixmiquilpan está latente la desestabilidad social, pues predominan las inconformidades de gran parte de los delegados comunitarios y de los habitantes, por incumplimientos y abandono social por parte de las autoridades del ayuntamiento, donde la alcaldesa sólo ha destacado por un gobierno local de “ocurrencias”.