Nuevo chayo en YouTube, lo que más polariza

Por Rogelio Hernández López

Tendrán varias sorpresas quienes lean con detenimiento el primer informe titulado “Atmósfera electoral 2021: el INE en redes” producido por los especialistas del laboratorio Signa Lab del Iteso (Universidad Jesuita de Guadalajara).

Por ejemplo, allí se reporta que desde 2018 ha crecido un nuevo segmento de personas que cobran a YouTube (monetarizan) por “informar”, que lo hacen con informalidad, simpleza, con letras mayúsculas y signos de exclamación, que logran exacerbar ánimos “con ataques a los actores que se muestran críticos con las decisiones y declaraciones oficiales”. Intención y formas contrarias al periodismo ético, comenta este reportero.

A estos nuevos “informadores” se les llama genéricamente YouTubers. Y tan sólo en el último año, ya son más de a 630 “los canales de YouTube en el país que superaron el millón de seguidores” asevera el informe de Signa Lab-Iteso.

A estos “informadores”, YouTube les paga un tanto por cada video visto por mil personas y esos tantos varían de los 10 a los 120 pesos mexicanos, informa el sitio de Amecap en su reporte ¿cuánto gana un YouTuber en 2021? (https://amecap.com.mx/cuanto-gana-un-youtuber-en-2021/)

Esto significa que, si un YouTuber “informador” mexicano coloca 3 videos por día durante el mes, son 90 videos y si estos los miran –no un millón– sino modestamente 100 mil personas, entonces tendría derecho a cobrar 900 tantos (90 por 10). Y si cada tanto se lo pagan en la tarifa más baja, de 20 pesos, obtendría un cobro de al menos 18 mil pesos mexicanos cada mes.

En contraste, el salario promedio de las y los reporteros con formación profesional y con empleo oscila entre los 7 mil 500 y 9 mil pesos al mes. Muchos de los llamados YouTubers descalifican a estos informadores profesionales con el mote de chayoteros para presumir que ellos si informan con verdad.

Chayotero

El Diccionario del español del Colegio de México asegura que Chayotero es un sustantivo masculino aplicado al Pájaro fringílido del género Atlapetes, pequeño, semejante al gorrión, de pico más o menos cónico con tres tipos de color en la cabeza verdosa, de nuca blanca, o castaña.

Pero en México Chayotero –explica Erick Moreno Lestarjette, sociólogo maestro del ITESM CEM, —“es una expresión mexicana, coloquial, peyorativa dirigida hacia aquel periodista que se expresa muy positivamente sobre el trabajo de un político y del que se sospecha recibe chayote” (fruto con frecuencia dulce, pero con espinas), como un regalo en dinero o en especie entregado en forma regular o esporádica.

“Actualmente con la presencia de gente famosa quienes incluso ni siquiera son periodistas, pero quienes mantienen importantes audiencias, se ha vuelto frecuente el término para referirse a todos esos sistemas de información quienes adolecen de credibilidad si sospecha de que muy probablemente estén recibiendo o peleando el “chayote”. Entonces quien trabaja con chayotes será un chayotero”.

El árbitro pierde en YouTube (Informe)

El informe de Signa Lab del Iteso sobre el Instituto Nacional Electoral (INE) en YouTube dice:

“YouTube es una de las redes sociales más utilizadas en México, la principal para el consumo personalizado de video. En el último año, los canales de YouTube en el país que superaron el millón de seguidores llegaron a 630.

“La política, sobre todo en los últimos años, también se discute cada vez más en YouTube. Las conferencias matutinas del presidente López Obrador son transmitidas por el canal oficial del mandatario y por varias decenas de medios de comunicación digital. Lo que ocurre después de las mañaneras marca el rumbo de la agenda nacional cada día.

“Signa_Lab descargó la red de videos más vistos que el algoritmo de YouTube jerarquiza en la búsqueda “AMLO / INE”, a continuación, se filtraron los videos subidos del 1 de diciembre de 2018 (fecha de la toma de protesta de López Obrador como presidente) al 9 de abril del 2021 (fecha de la descarga de datos). Los resultados arrojan las siguientes observaciones.

“Con la llegada de AMLO a la presidencia, diversos canales de YouTube que ya lo apoyaban desde antes, y otros de más reciente creación, comenzaron a ganar cada vez mayor visibilidad en esta red, centrando su producción de contenidos en la disección y editorialización de fragmentos de las conferencias matutinas del presidente. Hay que señalar que la monetización en esa plataforma se genera entre otros factores, por las vistas que acumula un video.

“Estos canales en YouTube, a su vez, han sabido aprovechar la narrativa presidencial y el legítimo descontento de las audiencias en contra de los medios tradicionales (sobre todo de las televisoras Televisa y TV azteca), a la hora de encuadrar o construir el enfoque de sus propios contenidos. Y también han construido una gramática de apoyo al presidente, que consiste en exacerbar, con letras mayúsculas y signos de exclamación, los ataques a los actores que se muestran críticos con las decisiones y declaraciones oficiales.

“Este encuadre admite cada vez menos matices y podría ser visto como elemento que atiza el ambiente de polarización política a nivel nacional. Las estrategias de editorialización de estos canales confunden informalidad y simplicidad en la presentación de contenidos con objetividad y veracidad; y se aprovechan del descontento legítimo hacia otros medios, para atacar a todo aquel que cuestione al presidente. En esta dinámica, el INE ha sido uno de los actores que, durante los últimos dos años, ha sido señalado por el mandatario, y sobre todo apuntado por distintos canales de YouTube afines a la 4T, como una institución digna de distintos niveles de desconfianza y desprecio.

“En la nube de palabras más frecuentes usadas en los títulos de estos videos, aparecen “Lencho”, para referirse de manera despectiva al consejero presidente del INE, “contra” y “censura”, esto ayuda a entender el énfasis del encuadre hacia el instituto. “Mañanera” y “mañaneras” también están en el top de repeticiones, lo cual refuerza la afirmación de que la producción de contenidos de estos canales, y la monetización (por número de reproducciones) de esta parte del circuito comunicativo nacional, no sólo está condicionada, sino que depende en gran medida de las conferencias del presidente.”

Entre periodistas sabemos que son pocos los profesionales de la información periodística que han incursionado en la utilización de YouTube y los canales exitosos son muy conocidos: Arístegui noticias, Julio Astillero y otros nativos digitales.

En contraste habría que encontrar un adjetivo para quienes NO SON periodistas, pero logran importantes audiencias, exagerando o sesgando la información con estridencias, acusaciones sin respaldo, sin ninguna vigilancia editorial (desinforman) para quedar bien con una de las partes de la polarización política y con esa intención y formas poco éticas logran obtener ingresos significativos (chayos) al utilizar redes socio digitales como YouTube, ingresos que no son salarios, tampoco son transparentados y son base de una nueva forma de vida  ¿Podemos nombrar a estos neo “informadores como neo chayoteros?