Molestia en Santiago de Anaya por falta de Plan de Austeridad 

Arturo G. Alanis. Santiago de Anaya.- El alcalde, surgido del desaparecido Partido Encuentro Social de Hidalgo (PESH), Edigar Monter Ángeles, comenzó a provocar el enojo y la indignación de algunas autoridades delegacionales e importante número de habitantes, lo mismo por pretender inmiscuirse en el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), que por negarse a implementar un Plan de Austeridad del Municipio.

Surgió la molestia de los santiaguenses, tan luego se supo que Edigar Monter solicitará licencia, por un lapso de 24 horas, ante los integrantes del Cabildo, para abandonar sus responsabilidades, como presidente municipal, y poder asistir a un evento de proselitismo del Morena, que será celebrado el próximo miércoles 25 en esta localidad.

Inclusive, acusaron que el alcalde acudió a una reunión de la estructura morenista del municipio, este fin de semana, teniendo como sede un salón del desarrollo turístico de las Grutas de Xoxafi, donde afinaron destalles sobre la próxima visita del candidato común a gobernador, Julio Menchaca, a esta cabecera municipal.

En ese contexto, no pocos delegados comunitarios reprocharon el actuar de Edigar Monter, porque presumiblemente da mayor prioridad a la atención de sus intereses político partidistas pero, por lo contrario, da largas a los asuntos y necesidades ciudadanas, manteniendo en el estancamiento social a las comunidades santiaguenses.

De ahí, los quejosos acusaron que el alcalde no ha cumplido con la aplicación de un Plan de Austeridad del Municipio, estructurado y presentado por los propios líderes comunitarios, desde finales del año anterior y que comenzaría a operar desde hace un mes, con el propósito de generar ahorros en el gasto público, para canalizar mayores recursos en obra pública.

Por lo anterior, demandaron congruencia de Edigar Monter, y que si en verdad comulga con los tan pregonados principios de la 4T, que comience con aplicar el Plan de Austeridad, reduciendo los sueldos de todos los funcionarios de la alcaldía e integrantes de la Asamblea Municipal, a fin de contar con mayores recursos y no poner pretextos para atender las prioridades de las comunidades.