*Las nuevas derrotas

Alberto Witvrun.-Los fallos de la Sala Regional Toluca del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), por si solos echan por tierra el discurso de fraude, porque los magistrados que la integran no están sujetos a presiones por marchas y protestas como las realizadas en los últimos días por Pablo Vargas González, Vicente Charrez Pedraza y Damián Sosa Castelán, que si lo deciden pueden acudir a la Sala Superior para su reconsideración.

Damián Sosa, presumía que su recurso era el mejor armado, mientras Vargas González trató de llegar a Palacio Nacional para acusar un fraude del gobierno estatal en los 84 municipios y el menor de los Charrez Pedraza, fiel a su estilo armó protestas violentas que luego bajaron de tono cuando se percató que no era el camino, así que bien les queda una instancia, esta es una nueva derrota.

Quien no acudió a las movilizaciones, fue Daniel Andrade Zurutuza y tomará posesión como presidente del ayuntamiento de Huejutla de Reyes, lo que representa no solo alcanzar su objetivo, si no mantener con vida al Partido Encuentro Social Hidalgo (PESH) que de enfrentar una elección extraordinaria corría el riesgo de perder el municipio y la posibilidad de consolidarse a nivel estatal.

De acuerdo a expertos en materia electoral por los argumentos en las ponencias de los magistrados en los casos de Pachuca, Tulancingo e Ixmiquilpan, es sumamente difícil que en la Sala Superior se revoquen los fallos emitidos por la Sala Regional, así que Pablo Vargas no tiene de otra que mantener su campaña en busca de presidir el comité estatal de Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) o una nueva postulación a cargo de elección popular.

Damián Sosa, al igual que el Clan Universitario, ya no sienten lo duro si lo tupido, ahora con el cierre del periódico El Independiente y la cada vez más lejana posibilidad de que su hermano mayor pase las fiestas decembrinas en su casa; con el disgusto de que el ex amigo y alguna vez pieza importante del grupo, se salió con la suya de volver a gobernar el municipio que los Sosa siente como suyo.

Vicente Charrez, parece no tendrá segunda oportunidad en la elección extraordinaria, por la instrucción de la Sala Toluca, por utilizar recursos públicos y si procede la denuncia por la retención del director de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) y su hermano Pascual también está en riesgo de enfrentar problemas legales, sus posibilidades se reducen considerablemente, lo que parece marca el fin de la era Charrez Pedraza.

Así, solo con dos elecciones extraordinarias: Ixmiquilpan y Acaxochitlán, el estado regresa a la normalidad política, que no a la social porque la pandemia registra mayores efectos negativos en los últimos días, que no puede llevar al semáforo verde hasta marzo si bien nos va.