Exigen la reconstrucción de zonas afectadas del Rio Tula

Arturo G. Alanis. Ixmiquilpan.- Habitantes de la cabecera municipal demandan inmediato cumplimiento del gobierno estatal, en su promesa de apoyar con la reconstrucción de las zonas afectadas, desde septiembre del año pasado, tras el desbordamiento del río Tula, esto, debido a la inminente temporada de lluvias y ante el latente riesgo de nuevas inundaciones.

Los daños continúan siendo evidentes en el barrio La Reforma, la colonia Vista Hermosa y El Mandho, entre otros puntos contiguos a la ribera de dicho afluente, destacando la avenida Paseo del Roble, donde colapsó importante parte del muro de contención y además tronó largo tramo de pavimento, poniendo en riesgo a transeúntes.

En el mismo sector, urge la reconstrucción del paso vehicular de El Sabino, cuya base presenta importante fractura, además de que urge el levantamiento de un puente peatonal, que servía principalmente a la comunidad educativa de una escuela de la zona, así como a los usuarios de una base y un sitio de transporte público de las cercanías.

Lo mismo, en dichos sectores, no son pocas las viviendas y los establecimientos comerciales que todavía presentan daños estructurales, pues gran parte de los propietarios, que no cuentan con recursos económicos para realizar las reparaciones correspondientes, siguen en espera de la ayuda prometida por las autoridades estatales.

Por lo anterior, reprochan que el gobernador, Omar Fayad Meneses, únicamente vino para tomarse la foto, en las zonas de desastre, el domingo 12 de septiembre, pero ya no regresó y menos canalizó apoyos económicos para los trabajos de reconstrucción, por lo cual de nada sirvió que se haya llevado información de primera mano, sobre las afectaciones.

A propósito de la situación, las regidoras Mayra Guerrero Olguín y Edith Domínguez Pedraza, junto con el síndico procurador hacendario, Álvaro López Hernández, recurrieron al apoyo del diputado local, Edgar Hernández Doñu, quien hizo el compromiso de exponer el tema en tribuna y exigir el cumplimiento de los acuerdos, firmados por representantes de los gobiernos estatal y federal, para la atención de esas urgencias.