El deporte en Hidalgo, no va por colores, sino por apoyo

El partido o  el color de quien asuma la gubernatura del estado de Hidalgo, no importa, cuando menos para los deportistas, cuyos presidentes de asociaciones, entrenadores, directivos, atletas y padres de familia, sino la administración que quedará al frente del Instituto Hidalguense del Deporte.

Del personal que dejará el cargo, al frente de la directora Fátima Baños Pérez, prefirieron no comentar, porque “porque cada quien vivió sus propias experiencias, al apoyo que recibieron o no y lo más importante  es lo que viene; en términos generales se mantuvo el nivel, pero tampoco hubo un crecimiento”.

También señalaron que cuando menos dos de los cuatro candidatos tocaron este tema en sus campañas, escucharon, ofrecieron y se comprometieron a solucionar las prioridades al crecimiento en su infraestructura, a echar a andar los elefantes blancos (velódromo y alberca olímpica.

A través de sus representantes del deporte, como parte de su comitiva, que tuvieron comunicación directa con gente involucrada y por experiencia propia, estas necesidades ya son conocidas cuando menor por Julio Menchaca y Carolina Viggiano, según sus reuniones abiertas con este sector.

Ambos candidatos dijeron conocer la problemática y ofrecieron dar una solución, que se refleje en la atención al deporte en todos sus niveles y cuyos resultados, se vean inmediatamente a nivel estatal, nacional e internacional.

De  tal manera, que con estos antecedentes y compromisos, se espera que el personal que llegue al InHiDe conozca de deporte, que tenga visión y pasión por trabajar, con un equipo que (hable el mismo idioma) y obvio, que cuenta con un presupuesto oficial razonable para aplicarse en este rubro.