*Ayuda politizada

Alberto Witvrun.-La tragedia en la región Tula – Tepeji que impactó en Ixmiquilpan y Zimapán provocada por la intensas lluvias y el desborde de ríos y presas ante el inesperado caudal de agua
residuales provenientes de la Ciudad de México y zona metropolitana con un saldo de más
de 50 mil damnificados y 17 muertos en el hospital del Instituto Mexicano del Seguro
Social (IMSS), probó la solidaridad de los hidalguenses además de la responsabilidad y
sensibilidad política del gobernador Omar Fayad Meneses.
Pero también la politización de la ayuda por una parte de los actores políticos que aspiran
a las candidaturas a gobernador del estado, cuyo proceso arranca en diciembre y que
tendrá su jornada comicial en julio de 2022, donde se han observado toda clase de
actitudes que no dejan bien parados a varios de ellos y a muchos políticos, además de que
la población les aplica el refrán del cohetero: Si los cohetes truenan, les chiflan y si no
truenan también.
La politizada ayuda, también funciona aunque en muchos casos los solidarios políticos son
acusados de solo ir a la foto, otros han sido discretos como los presidentes municipales de
Tulancingo, Cuautepec y Santiago Tulantepec, que consideraron que lo importante era la
ayuda no el protagonismo, como el de la diputada Sandra Simey Olvera que lejos de
legislar su objetivo es pasear y convertirse en estrella del Tik Tok.
En medio de todo esto, hay cientos de ciudadanos que su único interés es ayudar a los
damnificados para aliviar esta tragedia que algunos dice pudo ser menor si hace cuatro
años se hubieran revestido los 19.2 kilómetros y se hubiera cambiado la dirección del
cauce del río Tula como los establecía el proyecto de la Comisión Nacional del Agua
(Conagua) cn inversión de mil 400 millones de pesos al que se opusieron grupos
ambientalistas.