*Osorio, ¿se va del PRI?

Alberto Witvrun.-Mientras avanza la creación del Proyecto Futuro 21 que pretende sumar a diversas organizaciones sociales y fuerzas, en lo que se considera un rescate de la izquierda para formar un instituto político que sea una opción nueva para la sociedad, al cual el Partido de la Revolución Democrática (PRD) cederá su registro el senador hidalguense Miguel Ángel Osorio Chong, analiza si abandona al Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Expresiones perredistas como Los Chuchos y Galileos llamaron a la creación de un bloque progresista al que se integrarán el ex jefe de Gobierno del Distrito Federal Miguel Ángel Mancera Espinosa y el ex candidato presidencial Ricardo Quadri de la Torre y otros ex militantes de diferentes partidos políticos que quieren ser una oposición real al gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Una primera acción será sumar y alcanzar acuerdos para postular candidaturas comunes en las próximas elecciones a fin de estar en condiciones de competir con posibilidades de triunfo, que detengan a Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) y conseguir equilibrios de poder en México, hoy en su consideración concentradas en un solo hombre que ponen en riesgo al país.

La posibilidad de que el ex gobernador de Hidalgo y ex secretario de Gobernación se sume a Futuro 21, es real toda vez que la postulación de Alejandro Moreno Cárdenas y Carolina Viggiano Austria, afectan los planes de Osorio Chong, que pretendía el control del PRI y quien trata de convencerlo de poner el otro pie fuera del PRI es Miguel Ángel Mancera, de concretarse, habrá que esperar que sucede con la fracción del PRI en el Senado.

De mantenerse en el PRI Miguel Ángel Osorio, tendría una relación distante con la nueva dirigencia que seguro encabezará Moreno Cárdenas y Viggiano Austria, con quien tuvo desacuerdos y sus aspiraciones de construir nuevamente la candidatura presidencial que le negó el grupo que en los últimos seis años se apoderó del tricolor y que llevó a este partido a una estrepitosa derrota.

Compartir