*Morena y su convocatoria

Alberto Witvrun.-La renovación de dirigencias nacional y estatales de Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) parece que será tersa después de la amenaza presidencia de salirse y pedir que le cambien de nombre, luego de la lucha intestina por el control de la Cámara Alta protagonizada por Marti Batres Guadarrama y Ricardo Monreal Ávila, en la que el zacatecano se salió con la suya, pero el capitalino, asegura obtuvo un triunfo moral y político.

Lo curioso es que su convocatoria establece que solo podrán votar los militantes afiliados en el padrón entregado al Instituto Nacional Electoral (INE) en 2017, lo que parece una buena medida para evitar que se infle el listado y fuerzas externas puedan generar desde ahí un fraude electoral, sin embargo la medida establecida en la reglas de participación deja afuera a una buena cantidad de morenistas y neo morenistas.

Por ejemplo en Hidalgo no podrán votar ninguno de los legisladores locales y federales que llegaron a las curules con el voto morenista, es decir los dos senadores, los ocho diputados federales (7 de mayoría y uno de representación proporcional) además de los 17 legisladores locales se quedarán con las ganas de sufragar en sus respectivos distritos el domingo 10 de noviembre, lo que resulta sui generis.

Para un amplio sector del morenismo hidalguense, este candado a quien afecta es al oportunismo y cuando se habla de ello, se refieren básicamente al Corporativo Grupo Sosa que jefatura el presidente del Patronato de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) Gerardo Sosa Castelán, aunque realmente no tiene una dedicatoria directa a quien hoy controla a 8 diputados locales y tres federales.

Lo que no encontré en la convocatoria firmada por Yeidckol Polevnsky Gurwitz es un prohibición para que todos los militantes incluyendo los que no están en el padrón de los que podrán votar, puedan ser votados, es decir más allá de los que por estatutos no pueden tener cargo en las dirigencias como funcionarios y representantes populares, si podrán aspiran a ser votados.

Es decir en Hidalgo, personajes como Navor Rojas Mancera, Canek Vázquez Góngora, Damián Sosa Castelán y otros más, pueden ser electos como dirigentes, obviamente por los que resulten electos delegados a los congresos nacionales y estatales; lo que nadie ha revisado y puede generar polémica durante el proceso morenista y tal vez la amenaza presidencia no sea suficiente para frenarla.

Compartir