*Morena, Guerra Negra

Alberto Witvrun.-El prolongado encuentro del 19 de agosto en la Ciudad de México del jefe del Corporativo Grupo Sosa (CGS), Gerardo Sosa Castelán con el ex diputado federal y local Canek Vázquez Góngora y el coordinador de la bancada morenista en la 64 Legislatura Ricardo Baptista González, alborotó el avispero en Movimiento de Regeneración Nacional (Morena); de inmediato surgieron versiones, que aseguran hubo acuerdos para dividirse el pastel de las candidaturas a los 84 ayuntamientos.

Eso, solamente ellos lo saben, por lo pronto un sector del movimiento al que le falta todavía para ser partido, metió “candados” en la convocatoria para elegir dirigencia para frenar al corporativo universitario, para que no se repita la historia de las candidaturas a diputados locales y federales, donde CGS mediante extraños convenios con la dirigencia nacional se “agandalló” la mayoría de postulaciones.

Ahora un emisario del no tan súper delegado Abraham Mendoza Zenteno, se le fue a la yugular al senador Julio Menchaca Salazar a quien desde el Patronato de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) ven como enemigo a vencer, acusándolo de prometer candidaturas a presidentes municipales, lo que obvio niega el legislador quien es cercano a la secretaria de Gobernación Olga Sánchez Cordero y al presidente Andrés Manuel López Obrador.

En suma, hay Guerra Negra al interior de Morena, con tintes futuristas que obliga a los temerosos a ponerle el pie a sus adversarios que ya ven como enemigos, todo estimulado por la tardanza en nombrar una dirigencia que tomará el control institucional, lo que provocó diferencias inicialmente, ante la posibilidad de que llegue Canek Vázquez, menos ahora que hay quien acusa un acuerdo con el CGS, que estaría avalado por Ricardo Baptista, quien hace esfuerzos por mantener los equilibrios.

Compartir