*Memorándum, balde de agua fría

Alberto Witvrun.-El memorándum presidencial contra del influyentísimo dirigido a funcionarios públicos registró diferentes lecturas al incluir a sus familiares, para evitar actos de corrupción en el gobierno federal, cayó en varios estados como balde de agua fría, porque hay quien se está sirviendo con la cuchara grande fortaleciendo y tejiendo alianzas con base en intereses personales y corporativos.

Aquí en medio del escándalo después el violento asalto al auditorio municipal de Zempoala donde un grupo armado se robó más de un millón de pesos del programa 60 y Más, porque el cambio de método permitió el ilícito que costó la vida un policía municipal, porque el delegado de la Secretaría de Bienestar, Abraham Mendoza Zenteno, consideró intrascendente, acudir al homenaje al agente que cayó en cumplimento de su deber.

Mendoza Zenteno, rehúye a la prensa, porque no puede justificar porque llenó espacios de recomendados de Gerardo Sosa Castelán, empezando por los sobrinos del jefe del Clan Sosa, que domina la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH): Gerardo Sosa Martínez hijo de Agustín Sosa Castelán, secretario general de esta casa de estudios y Salvador Sosa Arroyo, hijo del ex diputado local del PRI y del PAN Damián Sosa Castelán.

Otra señal clara de que hay influyentísimo y amiguismo es que el evento más importante que como delegado ha presidido el funcionario federal, fue la entrega de becas a alumnos de la UAEH, en el poli fórum Martínez Balmori, donde se presumió que solo en bachillerato aumentaron las becas 300 por ciento; mientras 14 mil alumnos de otras instituciones de educación superior están en riesgo de no contar con ese apoyo.

Como explicar a la población, que mientras el presidente pide que no le hagan favores ni a su familia, sin merecimiento, ni siquiera partidista, solo el de pertenecer a un grupo político  se dan posiciones clave en programas sociales, para proyectar a integrantes del Clan Sosa,  marginando a quienes han participado desde el inicio en el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

Lo que produce división y fractura en Morena, porque un sector mantiene férrea oposición a la presencia de Sosa Castelán, que se manifiesta en una nueva campaña en contra del presidente del Patronato de la UAEH, acusándolo de traidor al participar a través de terceros en el grupo #nomasderroches que logró la suspensión del proyecto aeroportuario Santa Lucía, hasta que no cuente con estudios de impacto ambiental.

Compartir