*Maestros, botín político

Alberto Witvrun.-El magisterio se ha convertido en un jugoso botín político, en las últimas semanas primero fueron Redes Sociales Progresistas (RSP) quienes realizaron su asamblea constitutiva en Hidalgo para caminar a la formación de un nuevo partido político, paralelamente Elba Esther Gordillo Morales se reunió con el gobernador y el viernes 21, Maestros Comprometidos por México (MXM) que promueve el regreso al Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) y la Coordinadora de Trabajadores de la Educación (CNTE) también pelea espacios con la reapertura de la normal Luis Villarreal.

Lo interesante son las contradicciones porque mientras Miguel Ángel Uribe Vázquez de MXM, dice que solo buscan democratizar al sindicato y no les interesa un partido político, la misma corriente a la que aunque lo nieguen pertenecen, construyen un nuevo partido, todo bajo la obvia dirección de Gordillo Morales que llegó a la dirigencia gracias a la voluntad de Carlos Salinas de Gortari, que se deshizo de los dirigentes sindicales incómodos: el petrolero Joaquín Hernández Galicia y el profesor Carlos Jonguitud Barrios.

Pero nadie habla de que la maestra Elba Esther impuso su voluntad durante más de dos décadas y se enriqueció a costa del magisterio y tras los años en la cárcel porque no quisieron comprobarle su enriquecimiento ilícito y localmente insisten en victimizar a la ex secretaria general Mirna García López acusada por robo agravado a los recursos de la Sección XV, por lo cual se encuentra prófuga de la justicia.

Y veladamente mantienen la defensa de sus antecesores Moisés Jiménez Sánchez y Alejandro Soto Gutiérrez que perdieron sus plazas en el sector educación bajo el argumento de que no se presentaron a un centro de trabajo al terminar sus gestiones y no contar con una comisión sindical, por lo cual mantienen una demanda para recuperar sus derechos, mientras acusan de todo a la actual dirigencia, olvidándose que ellos reprimieron a quien en su momento se les opusieron.

Mientras la actual dirigencia, mantiene un trabajo fuera de reflectores, fortaleciendo su estructura, pero eso no quita que el magisterio deje de verse como un botín político, sino porque Gordillo Morales de quien durante su encarcelamiento se dijo que estaba delicada y sus abogados pidieron siguiera su proceso en domicilio, hoy por arte de magia baja, sube y quiere recuperar el botín político que tuvo, no precisamente para llevar beneficios a los trabajadores de la educación.

Compartir