*La Basura de Raúl, costo político

Alberto Witvrun.-Raúl Badillo Ramírez recibió hace cuatro años una administración con buenas cuentas de parte de José Alfredo San Román Duval y si no fue así, ocultó por acuerdo político todas las irregularidades porque un factor para su triunfo fue la operación política y electoral del popular “Carretas” que permitió lo que parecía la consolidación de este grupo que emigró del Partido Revolucionario Institucional (PRI) para darle estructura y recursos al Partido Encuentro Social (PES) con el liderazgo del próspero empresario Alejandro González Murillo.

Este proyecto ligado a las aspiraciones del entonces secretario de Gobernación Miguel Ángel Osorio Chong creció más de los planeado ante el desafío del gobernador Francisco Olvera Ruiz, que rechazó la negociación de solo darle al PES las facilidades para ganar en Huejutla de Reyes y Actopan, así que en una lucha de grupo la jefatura real de Encuentro Social, se propuso ganar 10 ayuntamientos, logrando ocho.

Al no desvanecerse las posibilidades de ser postulado candidato presidencia de Osorio Chong, el PES tomó otra dirección y al perderse el registro, este grupo consiguió el registro como partido estatal, respetando el liderazgo de González Murillo; pero las condiciones se alteraron y los proyectos con la emergencia sanitaria igual, porque la sucesión planeada enfrenta serios problemas.

Al posponerse las elecciones y ser nombrado por tres meses un Concejo Municipal, brotaron las irregularidades en la administración de Raúl Badillo, manejos administrativos inadecuados por los que tendrá que responder el ex presidente municipal, pero estos no son los únicos, Huejutla se ahoga en desechos sólidos, el problema de la recolección de basura a pesar de los esfuerzos de los concejales, molesta, enoja a los ciudadanos.

Costo político que afecta a la campaña de Daniel Andrade Zurutuza, quien de haberse celebrado las elecciones de manera normal, no hubiera tenido mayor competencia, situación que cambio por el crecimiento de la priista Adela Pérez Espinoza y la guerra sucia del candidato panista Andrés Espinoza Galván, mientras Raúl Badillo cruza los dedos porque el resultado les favorezca de lo contrario puede enfrentar problemas legales.