*Explanada, ¿protegida o temor a Gicsa?

Alberto Witvrun.-El domingo primero de septiembre, vecinos de varios fraccionamientos que se ubican en los límites de Pachuca y Zempoala, bloquearon por casi dos horas la carretera México Pachuca, principal acceso a la capital hidalguense en protesta por los malos servicios que reciben: calles destruidas, pero sobre todo un deficiente sistema de drenaje que convirtió en “fuentes” las coladeras, lo que provocó daños a viviendas.

Funcionarios de ambos ayuntamientos y del gobierno estatal ofrecieron resolver las dos demandas centrales de los manifestantes que amenazaron con repetir cuantas veces sea necesario el bloqueo hasta tener eco en las autoridades, que hoy mantienen silencio sobre los acuerdos tomados ese mismo día con los vecinos principalmente del conjunto Real de Toledo.

El bacheo que provoca que los taxis nieguen el servicio a esa zona o bien dupliquen el costo, no representa mayor problema, pero el drenaje sí, porque la red con que cuentan los fraccionamientos de ese punto al sur de la ciudad, se vio alterado con la construcción a partir del primer semestre de 2017 de centro comercial y de diversiones Explanada Pachuca Malltertainment.

Este proyecto del gigante inmobiliario Gicsa que ocupa más de 77 mil metros cuadrados que incluye centro de espectáculos, centro comercial, feria, hotel y pista de hielo, entre otros atractivos y servicios, que entrará totalmente en funcionamiento durante este segundo semestre, no ha cumplido puntualmente con los requerimientos y compromisos para evitar afectaciones a los centros habitacionales vecinos.

Gicsa, en materia de drenaje hizo lo de su frente y lo rodeó, pero lo volvió a sacar por atrás y esto hace que el cauce vuelva a la misma vialidad, cuando debió construir un canal pluvial para controlar las corrientes que se provocan con las lluvias, pero se niega y, la Secretaría de Obras Públicas así como las autoridades municipales de Pachuca y Zempoala, ni por asomo la quieren hacer cumplir con esta necesaria y urgente obra.

El 29 de julio durante la fuerte precipitación pluvial registrada, se pudo apreciar lo urgente que es la construcción del canal pluvial, pero da la impresión que los funcionarios temen a la poderosa firma inmobiliaria y de presentarse otra tormenta que vuelva a provocar inundaciones y encharcamientos, los vecinos volverán a cerrar la México Pachuca a menos que el gobierno estatal, para no hacer enojar a la familia Cababie, dueña de esa firma que opera desde 1989.

Compartir