*El relevo priista

Alberto Witvrun.-La llegada de Erika Rodríguez Hernández a la presidencia del Comité Directivo Estatal del Partido Revolucionario Institucional (PRI) tiene un alto grado de lógica, porque ante la renuncia de Leoncio Pineda Godos alguien que conociera la situación actual debería quedarse a concluir el periodo estatutario actual, la dosis de novedad la aporta la llegada de Julio Manuel Valera Piedras.

Rodríguez Hernández, aunque se insiste en ubicarla como pieza del Consejo Supremo Hñahñu (CSH), no es así la diputación federal la logró por otra vía y pese a sus esfuerzos y la mala campaña mediática de los últimos meses que le hicieron su capital político es limitado, en cambio Valera Piedras tiene un fuerte respaldo en las organizaciones de jóvenes y tiene peso específico en el sector educativo por su trabajo de 11 años como delegado de la Secretaría de Educación Pública (SEP).

El diputado local tiene la ventaja de ser considerado un cuadro nuevo aunque su militancia priista data de por lo menos dos décadas, pero también su cercanía con dos personajes centrales de la cúpula priista: Omar Fayad Meneses y Miguel Ángel Osorio Chong, baste recordar que el encuentro con la clase priista hidalguense del candidato presidencial José Antonio Meade Kuribreña, fue en el jardín de su casa.

Tampoco se puede pasar por alto que en el encuentro con jóvenes en la campaña presidencia que fue considerado el mejor que con ese segmento de población tuvo Meade Kuribreña, el ex secretario particular de Osorio Chong en la Secretaria de Gobernación (Segob) tuvo mucho que ver, porque viene formando cuadros con universitarios de diferentes instituciones educativas del estado con buenos resultados.

En este escenario cuando en octubre se convoque a la elección interna para presidente y secretario general del CDE, Julio Valera estará en primera línea y tendrá un trabajo de siete u ocho meses que le permitirán construir una candidatura sólida que puede ser legitimada por un proceso abierto y democrático al que se comprometieron Claudia Ruiz Massieu y Omar Fayad Meneses.

Compartir