*Edmundo Ramírez, medias verdades, medias mentiras II

Alberto Witvrun.-Edmundo Ramírez Martínez, consiguió en las últimas 72 horas su objetivo de ubicarse en el ojo del huracán mediante una estrategia mediática, primero circulando su renuncia al Partido Revolucionario Institucional (PRI) para después aparecer en un video desmintiendo la noticia, pero al mismo tiempo se negó a acudir al llamado que le hicieron sus correligionarios para refrendar su militancia.

Es decir se mantiene en la tónica de no decir las cosas completas, mientras espera que el llamar la atención provoque que pongan sus ojos en él, el PRI u otro partido para cumplir su propósito que más parece obsesión de ser candidato a presidente municipal de Ixmiquilpan, luego que su principal opción se diluyó con el desafuero de Cipriano Charrez Pedraza, que con ello perdió capital político como para impulsarlo al interior de Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

En el PRI sus posibilidades son pocas, porque en el tricolor hay quien se acuerda de cómo logró ser cónsul general de México en Seattle, resulta que luego de que el gobernador Miguel Ángel Osorio Chong, decide quitarle la coordinación de la diputación priista de Hidalgo a Gerardo Sosa, Edmundo Ramírez se “pega” al tristemente célebre Javier Duarte, quien lo recomienda a Emilio Gamboa, quien lo manda al sector popular priista.

Lo que no sabían, pero Carlos Rojas Gutiérrez, coordinador de la bancada priista, sí, es que los estaba traicionando llevando información estratégica del PRI a la fracción parlamentaria de Acción Nacional (PAN) lo que al final le fue retribuido nombrándolo el gobierno calderonista con cónsul general en Seattle, lo que al conocer Miguel Osorio, gobernador en ese momento, le retiró cualquier clase de apoyo, por ello busco ingresar a Morena vía Cipriano Charrez, al fallar mantiene un pie en el PRI y con el otro busca saltar a otro partido.

Compartir