*Coppola ¿de quién es la culpa?

Alberto Witvrun.-Para los admiradores de los filmes del cineasta Francis Ford Coppola fue lamentable que cancelara su participación en la Feria Universitaria del Libro de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), dicen las autoridades que por la campaña desatada en redes sociales en contra del presidente del Patronato Gerardo Sosa Castelán, que fue el único que pudo disfrutar de la charla del director italiano que llevo al celuloide la obra del escritor Mario Puzo.

El rector Adolfo Pontigo Loyola, lamentó este acontecimiento y dijo que se daña a la UAEH y a la cultura, porque la institución no es una sola persona, como sea el evento que daría lustre y pondría en los ojos del mundo cultural a esta casa de estudios, al cancelarse consiguió su objetivo pero de manera negativa, porque los enemigos de Gerardo Sosa Castelán se encargaron de revivir su pasado y el cineasta decidió no “legitimar” al grupo que desde 1982 controla una institución de educación superior.

Culpar a los enemigos de lo que es responsable este grupo y en particular Gerardo Sosa, es ya práctica común en ellos, así acusaron al gobernador Omar Fayad, de violentar la autonomía universitaria cuando la 63 Legislatura aprobó la creación de órganos internos de control a organismos autónomos; recientemente culparon al ahora secretario de Hacienda, Arturo Herrera de ser el autor intelectual del congelamiento de cuentas, derivado de una alerta internacional a la Unidad de Investigaciones Financieras (UIF).

Antes culpó a Miguel Ángel Osorio y a Jesús Murillo, de conspirar para no darle la candidatura al Senado por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) en 2006 y por eso buscó otros espacios; bueno en lo que podemos estar de acuerdo con el rector es que la UAEH no debiera ser solo un hombre, pero ellos se encargaron de que lo sea, porque no hay decisión que no pase por el tamiz del originario de Acaxochitlán.

Es cierto, nos la perdimos, Coppola, quien creó la zaga cinematográfica El Padrino, no pisará tierra hidalguense, pero al negarse a asistir a la Feria Universitaria del Libro, si logró descalificar no a una institución, no a la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, alma mater de destacados profesionistas, a la cual el porrismo del Grupo Universidad hoy Corporativo Grupo Sosa, en los ochentas le hizo más daño que hoy la negativa de Francis Ford Coppola.

 

 

Compartir